martes, enero 08, 2008

Yo hablé con Barba Roja...




Yo hablé con Barba Roja...
Nuestra comunicación fue a través de un teléfono, pero lo interesante de este diálogo dice relación con que debo haber sido el último fotógrafo-conversador que trató de hacerle una nota antes de su desafortunada muerte...
Manuel volvía desde una recepción en la Embajada de México cuando su automóvil se estrelló con un poste.
De esa tragedia me enteré dos semanas después de que hablé con él...
Yo estaba en la ciudad de Oaxaca y mi sorpresa fue tal al ver la noticia en la tapa de la revista Milenio que inevitablemente recordé los días que estuve en la capital Cubana tratando de establecer contacto con el Comandante Piñeiro...
Las innumerables llamadas que hice al comité central del PC dieron paso a un largo interrogatorio por parte del funcionario de turno...
¿ Sobre qué temas quieres hablar con Manuel ?
Y la lista era larga...
Su entrañable amistad con el Che Guevara, la internación ilegal de armas en Carrizal Bajo, las andanzas del departamento de América en Nicaragua, solo por nombrar algunos temas...
Lo cierto es que el funcionario ( cuyo nombre no recuerdo ) me dijo que esta petición debía ser evaluada por sus superiores ya que Manuel- en su condición de Comandante retirado- no tenía la facultad de hablar a título personal sobre temas que atañen a la política exterior Cubana de los últimos 30 años...
Y eso me lo hizo saber el propio Barba Roja cuando me pude comunicar con él...
" Usted pertenece a esa casta de jóvenes lindos, pero entenderá que no puedo esgrimir detalles sobre el funcionamiento de la G2 y menos sobre las acciones del departamento de América. Sin embargo, lo invito a que conversemos off de record sobre lo que usted estime pertinente. Vuelvo de Santiago de Cuba en una semana, tengo que asistir a la conmemoración de los 40 años de la creación del II Frente Oriental Frank País "
Lamentablemente, yo tenía un vuelo a Ciudad de México que no podía ser aplazado y dejamos el encuentro para una próxima oportunidad...
Cuando mi avión despegó desde el aeropuerto José Martí, me quedé con una sensación extraña, no la puedo explicar. Había recorrido gran parte del territorio Cubano, empapándome de la realidad del país, sobre todo de la generosidad de sus habitantes así como también de las carencias que involucra el bloqueo.
Fotografié a un sinnúmero de personas, me detuve a conversar un café con cada Cubano que accedió a dialogar, tratando de aglutinar experiencias que me condujeran a entender esa sensación que percibía en la piel...
Un espacio detenido en el tiempo que, lleno de magia y aroma revolucionario me confrontaban con innumerables preguntas.
Mi delgada estatura era un cúmulo de interrogantes y estaba ávido de respuestas por parte de uno de sus protagonistas...
Yo hablé con Barba Roja...
No nos vimos nunca pero ya no podrá responder.

2 Comments:

Blogger betina said...

me sonreí al entrar otra vez a tu blog y ver este post, chileno querido!
me acuerdo muy bien de esta anécdota, que me la habías contado hace ya más de 20 años.
¡qué bueno que reanudás tu aparición por aquí!
vuelvo en unos días... ojalá no se interrumpa.
un beso argentino, betina

2:23 p. m.  
Blogger Meli said...

Qué ignorancia, no sé quién es Barba Roja, pero me gustó mucho la historia, está bien escrita.
Que rico volver a leerte-verte.
Saludos desde Bogotá!

9:50 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home